Etiquetas

Gay (17) porno (14) sexo (13) fotos (11) Videos (10) Boys (9) Cum (9) Tattoos (9) Big Cocks (8) Chicas (8) Pareja (8) WEBCAM (8) Amateur (7) Big Dick (7) Cock Photo (7) DVD (7) Descargar (7) Huge Cock (7) Online (7) Solteras (7) Buscando (6) DVD 'S (6) Lucas Entertainment (6) Photo Dick (6) Pollas (6) large penis (6) Bareback (5) Beard (5) Cam (5) Cock (5) Dick (5) ENORMES (5) Gays (5) Horny cock (5) cock extra size (5) Amigas (4) Amigos (4) Bears (4) Big Balls (4) Crooked (4) POLLAS GRANDES (4) Sexys (4) Straights (4) Transexuales (4) Uncut (4) Uncuts (4) Bare Adventures (3) Black Dick (3) Conecta (3) Curved cock (3) Hairy Men (3) PENIS BIG (3) Public cock (3) Shower (3) muéstrate (3) Accion (2) Alex Dick (2) Alphamales (2) Black (2) Boxer (2) College boy cock (2) Gym (2) HorseHung (2) Jimmy Fanz (2) Jockstrap (2) Lesbianas (2) Lucio Saints (2) Mike Lust (2) Mitchell Rock (2) Morenos (2) Paddy O’Brian (2) Piercing (2) Randy Blue (2) Roy Horny (2) Samuel Colt (2) Simon Archer (2) Sofa (2) Squirtz (2) daddy men cock (2) public nude (2) twink cock (2) young boy cock (2) Alejandro (1) Amateurcon (1) Antonio Aguilera (1) Anus (1) Aries (1) Banana (1) Bathroom (1) Butch Dixon (1) Cats (1) Chaos Men (1) Chris Fox (1) Chris Troy (1) Cigarette (1) Damien Crosse (1) Damien Dreik (1) Darius Ferdynand (1) David Wood (1) Dildo (1) English Lads (1) Feets (1) Fernando Torres (1) Fetish (1) Follan (1) FootWoody (1) Gregg Homme (1) Happy Birthday (1) Hunks (1) Jay Jonas (1) Jean Franko (1) Latinas (1) Latinos (1) Marty Marshall (1) Massage (1) Mis (1) Novia (1) Nude (1) Older men cock (1) Para (1) Personal trainers (1) Phil Fusco (1) Rafael Carreras (1) Sebastian Rossi (1) Sebastian Rossi • (1) Suit and tie (1) Tetas (1) Thick cock (1) Trios (1) Twinks (1) Underwear (1) Val Horner (1) Vecinas (1) Vídeos (1) Xavier (1) Yohann Banks (1) consoladores (1) de (1) desvirginar (1) hairy men cock (1) hombre (1) quito (1) small cocks (1) tio (1) transexulal (1) tu (1) virginidad (1) y (1)

Enviar por Correo

Yo soy el arquitecto de mi propio destino

Yo soy el arquitecto de mi propio destino


Buenas intenciones

Posted: 19 Apr 2015 07:56 PM PDT






Esta semana, Germán (el socio del Nesti) me dijo que necesitaban que yo estuviera más en contacto con ellos, porque desde que empecé a trabajar, aparezco poco por la oficina. Así que me propuso como opción reunirme con ellos en forma personal y privada después del mediodía o a la noche, después de salir del trabajo. La verdad que a mí no me convenía ninguna de las dos opciones, una por mi propia organización al mediodía y la otra, a la noche, porque por la facultad no tengo tiempo.

Los días de semana se me complican, porque el Nesti solamente dispone de 3 horas después del mediodía para almorzar y poder encontrarnos para hacer 'algo'. Pero, yo, a veces, no dispongo de la misma cantidad de tiempo, porque tengo que pasar a buscar a los hijos más grandes del Nesti y llevarlos a la casa o al club o a alguna actividad especial que tienen, especialmente en las horas 'pico' de intenso tránsito, entonces, se me hace bastante difícil, disponer de toda esa franja horaria.

De ahí que se nos dificulta bastante poder encontrarnos después del almuerzo y si lo hacemos, no podemos pasar de una 'transa' intensa y un 'pete' (felación) intercambiado, tipo '69'. Pero, lo tenemos que hacer a las 'disparadas' (rápido) para terminar a tiempo y que el Nesti pueda volver a la oficina a horario para no despertar sospechas. Así que 'le metemos todas las fichas' (apostamos) a encontrarnos los sábados y aprovechar intensamente esas 3 horas que disponemos.

A la noche, está el tema 'facultad', porque no pude arreglar otro horario que el nocturno. Incluso, tuve que dejar de asistir a algunas materias que tenía que cursar por la mañana y por la tarde. Así que esta propuesta de Germán, me vino a complicar la vida, especialmente porque él no sabe, que yo tengo que llevar y traer a los hijos del Nesti, almorzar, hacer la sobremesa con los que salimos a almorzar y terminar ese tiempo, haciendo algo (cuando se puede) con el Nesti.

Pero, no me animé a decirle a Germán que no podía, así que le dije al Nesti, que buscara una solución porque se nos iba a presentar un verdadero 'bolonki'. El Nesti, inspirado vaya a saber por quién, propuso que nos reuniéramos los sábados a la mañana. La verdad, que esa era la solución justa, porque nos podíamos reunir, desayunar, arreglar lo que teníamos que ver para la semana y al final, quedábamos libres y podíamos ir al departamento para hacer 'cositas' (léase tener sexo).

Porque entre 'nos', se nos hace bastante difícil, vernos durante la semana con el Nesti y los fines de semana, a veces, es imposible. Esta escasa relación, es justamente, la que alimenta nuestras ganas de vernos y sacarnos las 'ganas'. Así que esa posibilidad, de poder estar juntos un rato, los sábados a la mañana, compartir en común, un poco de nuestro tiempo y después tener la posibilidad de tener un muy buena 'cama', entre las 12 del mediodía y las 3 de la tarde, es una idea que nos subyuga.

Así que, vamos a hacer así. Nos vamos a encontrar los sábados, en el mismo bar de siempre, aunque un poco más temprano. Desayunamos, hablamos de 'bueyes perdidos' y al final, armamos las 'estrategias' para la semana que entra. Después, lo más probable, es que Germán se vaya para la casa y el Nesti, se ofrezca a llevarme a la mía, nada más que en lugar de ir para mi casa, iríamos a 'nuestro' departamento, donde tendríamos hasta las 15 para estar juntos teniendo sexo.

El Nesti ya arregló con la mujer para no ir a la casa, el sábado al mediodía y encontrarse en el club tipo 15 horas, para reunirse con amigos y pasar la tarde. Después, a la noche, sigue en familia haciendo no se qué y el domingo, invariablemente, van a la casa de fin de semana del Nesti, o a lo del padre o a lo de unos amigos. A mí, me viene más que bien, porque me da la posibilidad de pasar lo que queda del sábado y el domingo con Luciano o con algunos de los otros 'diositos'.

Y el domingo, hacer lo que se me 'canta' (antoja). Así que ayer, debutamos con esa idea. La verdad que hasta el momento, resultó de '10'. Y todo salió como lo habíamos planeado. Claro que no repetimos lo mismo que ya habíamos hecho, el sábado de 'gloria'. Apliqué algunas variantes, para no caer en la rutina de cada encuentro y realmente la pasamos re bien. Tanto el Nesti como Luciano, respondieron increíblemente a mis propuestas, así que nos disfrutamos espectacularmente. 

Claro que no sé por cuánto tiempo se extenderá esto. El Nesti sigue con la idea de ir con los hijos a pescar el fin de semana largo (al menos con los 2 más grandes, aunque no descarta llevar a los 4). Alquilar una cabaña y pasar 3 o 4 días juntos, disfrutándonos, disfrutando a los chicos y disfrutando del lugar. Ya estuve viendo algunos lugares donde ir y encontré un lugar fantástico, sobre el río Paraná a unos 200 km de Rosario. Así que vamos a ver qué pasa. La intención de pasarla bien está, pero como se dice comúnmente, 'el camino al infierno, está lleno de buenas intenciones'... jeeeee... 




MIS HISTORIAS Y MAS... por Elizabeth

MIS HISTORIAS Y MAS... por Elizabeth


EL LADO OSCURO DE YADIRA

Posted: 18 Apr 2015 08:40 AM PDT


La noche estaba tan animada como siempre, hombres y mujeres que buscaban desinhibirse del día a día, de la rutina y monotonía de sus vidas. Muchos de ellos con sus máscaras, para cubrir con ellas su identidad y mantener así su anonimato.
Yadira conocía a algunas de las personas que estaban esa noche en el club, con algunos había tenido tratos laborales y otros eran meros conocidos. Al igual que esas personas, ella protegía su identidad bajo una hermosa máscara color negro y plata, que le cubría la mitad de la cara.
Era una noche muy animada la de ese sábado y, aunque le hubiese gustado quedarse en el gran salón a charlar y compartir, se dirigió a la suite que siempre tenía reservada en el club. Llevaba ya dos meses sin poder escaparse de su rutina y necesitaba el placer que solo él lograba darle. Se conocían desde hacía más de un año, pero él nunca había mirado su rostro. Habían intimado más que cualquier pareja y, aún así, Yadira no quería descubrirle su identidad.
Nadie conocía su lado oscuro; ese era su secreto, su momento de evasión de los problemas y presiones diarias, su placer… el que solo lograba encontrar junto a él.
Tocó la puerta y, al escuchar su voz profunda, entró, cerró tras de sí y, como siempre, se quedó mirándolo fascinada.
—Buenas noches, Yadira  —saludó el hombre que estaba sentado en un cómodo sillón.
—Buenas noches… Señor.
—Te he extrañado. Llevas mucho tiempo sin venir.
—No ha sido porque no lo haya deseado  —murmuró, sintiendo como la intensa mirada de él la recorría, palmo a palmo, con toda la parsimonia del mundo.
Se estremecía al sentir la suave caricia de su mirada, esos ojos verdes que se deslizaban por cada milímetro de su piel, haciendo que su cuerpo respondiera al estimulo…, sensibilizándose, sintiéndose febril, ardiente y deseoso de más.
—Acércate y arrodíllate entre mis piernas   —ordenó con suavidad.
Sin decir nada cumplió la orden; al estar de pie entre sus piernas, sus miradas quedaron atadas la una a la otra mientras Yadira descendía lentamente hasta que sus rodillas tocaron el suelo. Él acercó su mano, de dedos largos y uñas cuidadas, y acarició con suavidad sus rizos negros haciéndola estremecer de placer.
Su cuerpo estaba expectante y deseoso de recibir todo lo que solo él sabía darle; al mismo tiempo, quería entregarse completamente, sin miedos, sin restricciones, como solo lo lograba con el señor. Una entrega absoluta.
—Cada día te deseo más, Yadira… —Se quedó callado, clavando su intensa mirada verde en los ojos que se ocultaban tras la máscara—. Te has metido en mi mente y en mi piel como ninguna otra lo ha hecho jamás. ¿Por qué no confías en mí plenamente?
—Yo confió en ti, con nadie me entrego de la manera que lo hago contigo  —afirmó mirándolo a los ojos.
—Lo sé, lo siento y lo vivo cada vez que estoy dentro de ti. Cada vez que mi polla penetra tu hermoso coño; pero ya no es suficiente. Si confiaras en mí, después de casi un año, tu rostro no seguiría siendo un misterio.
Ella bajó la mirada al suelo, no era la primera vez que él sacaba el tema de la máscara; en eso no podía complacerlo. Se sentía segura tras esa careta que no permitía a nadie sospechar quien era. Al mismo tiempo, eso la liberaba, haciéndola sentir más desinhibida y receptiva a disfrutar todas las fantasías que le proponía.
—No es por ti, es por mí; la necesito… sin ella no existiría Yadira  —murmuró.
—Seguiré insistiendo hasta lograrlo… y también seguiré pidiéndote que nos veamos más a menudo, que me permitas invitarte a mi casa, a mi terreno.
—Es curioso, tú me dices que insistirás hasta descubrir todo de mí… pero yo no sé cuál es tu nombre.
—Lo sabrás cuando yo pueda ver, tocar y besar tu cara, y no solo tus labios  —dijo en voz baja sobre su boca.
Con su mano derecha él tiró fuerte de su cabello hacia atrás para poder acceder y dominar mejor el beso. Su boca devoró con hambre y deseo la de Yadira que, entregada, lo dejó hacer, correspondiendo con igual pasión. Ninguna parte de sus cuerpos se tocaba, tan solo sus bocas y la mano que sujetaba su cabello… El calor que ambos irradiaban aumentaba en igual proporción que el beso. Sus lenguas se saludaban con anhelo, tragándose los gemidos que generaban sus gargantas.
Era un beso tan profundo que daba la sensación de que querían engullirse uno a otro, sus lenguas bailaban una contra la otra y los gemidos de placer se escuchaban por toda la habitación. Yadira temblaba de deseo, la excitaba sentir el control que ejercía él con su presencia y con su voz. Poder dejar de pensar, de elegir, de decidir durante unas cuantas horas, en las que solo se dejaba llevar por lo que sentía; se empapaba en el placer que solo el señor lograba darle.
El beso acabó como empezó, y sin dejar de tirar de sus cabellos continuó besando su barbilla mientras descendía hacia su esbelto cuello. Yadira respiraba agitadamente mientras con la boca abierta intentaba insuflarse aire y, así, sofocar de alguna manera los escalofríos que recorrían su cuerpo y que despertaban sus pezones, que erguidos se marcaban en la tela del vestido rojo que llevaba.
—Me gusta saborearte —susurró sobre su oído.
A continuación humedeció con su lengua el contorno de la pequeña oreja de Yadira, provocándole pequeños estremecimientos de placer. El cuerpo de ella ardía desde dentro y su vagina se lubricaba con la esencia de su deseo.
—¿Qué deseas hoy de mi, Yadira? —preguntó dejando de besarla y acomodándose en la butaca, mientras ella lo miraba desde su posición, arrodillada entre sus piernas.
—Tú sabes lo que necesito… —murmuró entrecortadamente—, conoces mis necesidades.
—Lo sé, mi hermosa y enigmática Yadira. —Acarició su cabeza con suavidad—. Necesitas olvidarte de todo, que controle todo por ti… no pensar, solo sentir —afirmó.
—Sí, señor —respondió bajando la mirada al suelo.
—Como sé que te gusta… vas a chupármela.  Aunque antes, quiero que te pongas de pie y te quites la ropa… quiero disfrutar de tu cuerpo, que es mío dentro de estas cuatro paredes.
Yadira se incorporó y mirándolo fijamente a los ojos, a través de su hermosa máscara, se fue desnudando con lentitud, sin dejar de apreciar como las pupilas del él se dilataban y brillaban con intensidad, a medida que su piel iba quedando expuesta.
—Tengo las mismas ganas de castigarte que de follarte, y ambas son por el mismo motivo… tu ausencia durante tanto tiempo, el no saber de ti, el no poder llamarte —comentó con voz ronca sin dejar de mirarla de arriba abajo—. Voy a hacer ambas cosas. Yadira, de rodillas —ordenó.
Sin dudarlo, ella obedeció y de nuevo se puso de rodillas entre sus piernas. La imagen mostraba un contraste muy erótico. Él completamente vestido y ella con su cuerpo libre de ataduras, expuesto a su mirada.
—Sé que te gusta tragar pollas, eres una buena traga pollas, ¿verdad, Yadira? —Acarició su cabeza mientras hablaba—. Hazlo, chúpamela.
Ella se acercó más a él y desabrochó el botón de la cintura de su pantalón, a continuación, bajó con suavidad la cremallera descubriendo ante sus ojos unos slips color blanco inmaculado. Metió las manos a cada lado de su cadera y cogió la cinturilla del calzoncillo junto con el pantalón. Con la ayuda del señor, deslizó ambas prendas por debajo de las nalgas dejando al descubierto la imponente erección, que lucía exultante.
Como sabía que le gustaba, colocó las manos a su espalda y acercó solo su boca a la punta de su pene, roja y brillante, que tenía frente a sus ojos. Parecía una ciruela apetitosa que esperaba ansiosa a que la saboreara; y, eso exactamente, fue lo que hizo Yadira.
Abrió su boca y con la lengua empezó a lamer la cabeza haciendo círculos y arrancando gemidos de su señor. Continuó introduciéndose el pene, poco a poco, hasta llegar al máximo de su capacidad; su lengua arremolinada lamía la enorme y venosa polla, succionando con fuerza y consiguiendo arrancar más gemidos como respuesta.
Se sentía poderosa, sexy y atrevida… lograba provocar respuestas en él, que la excitaban de tal manera que su vagina segregaba más y más fluido, el cual resbalaba entre sus muslos. Ella continuó degustando el pene que tenía a su merced, disfrutando de su sabor único: a hombre caliente, a macho excitado.
—Quiero… que te lo… bebas… todo. Acelera, llévame al orgasmo, como solo tú sabes hacerlo —exigió con la respiración entrecortada y los parpados caídos.
Ninguna parte de sus cuerpos se tocaba, estaban unidos solo por la boca de ella y el sexo de él, algo que los excitaba a ambos por igual. Yadira obedeció y succionó con más fuerza, imprimiendo un ritmo continuo mientras lamía, chupaba y arañaba con los dientes la polla gruesa que poseía con avidez.
Las caderas del señor seguían el ritmo que ella marcaba; y, acompasados, cada vez aumentaban más la velocidad. Él con los ojos cerrados echó la cabeza hacia atrás y, gritando el nombre de Yadira, se dejó ir inundando su boca con su esencia. Ella se bebió hasta la última gota con las ansias de un sediento.
En la habitación, únicamente, se escuchaban los resuellos de él y la respiración agitada de ella. Sin dejar de mirarlo, Yadira se limpio las comisuras de la boca con el dedo y se lo chupó con fruición, logrando que él diera un respingo en el asiento.
—Sabes cómo volver loco a un hombre… —musitó aún agitado—, quiero ser el único al que enloquezcas y no descansaré hasta lograrlo. —A continuación se incorporó en la butaca, se metió el pene dentro de los pantalones y se los abrochó. Luego, sujetándola de los hombros la hizo levantarse junto a él—. Serás solo mía, Yadira —susurró sobre sus labios.
—Soy tuya, aquí y ahora —contestó.
—Ya no es suficiente… para mí , ya no basta con esto. —La beso con pasión, deseo y… algo más, algo que la asustó—. Ahora, voy a follarte hasta que tu cuerpo memorice el mío.
La cogió entre sus brazos y caminando hacia la cama la depositó con suavidad sobre el colchón. Mirándola fijamente se desnudó y Yadira pudo comprobar que estaba otra vez empalmado, algo que la hizo excitarse más todavía.
Se inclinó sobre ella colocando una mano a cada lado de su cabeza, acercó su boca a la boca de Yadira y, sin dejar de contemplarla, le dijo:
—Déjate llevar. El juego ha cambiado. —Fundió su boca con la de ella y la cubrió con todo su cuerpo caliente.

*****


—Mamá, perdona, ¿te he despertado?  —dijo Iván al entrar en el dormitorio de su madre.
—No hijo, solo estaba remoloneando en la cama.
—Vale, pero deberías aprovechar para descansar más, esas interminables guardias tuyas, van a acabar con tu salud.  —Se giró para marcharse, pero luego recordó algo y volvió a entrar—.  Perdona, que cabeza tengo, entré para entregarte éste sobre que encontré en el buzón junto a la correspondencia. ¿Conoces a una tal Yadira?  —preguntó su hijo.
Irene se quedó paralizada sin poder respirar, solo su corazón latía acelerado, iba a tal velocidad que parecía que se le saldría por la boca en cualquier momento. Un sudor frío recorrió toda su espina dorsal produciéndole un temblor involuntario, era tal su estado de confusión que no atinaba a pronunciar palabra alguna.
—¡Mamá! ¿Te pasa algo?   —La voz de su hijo la hizo salir del trance que el nombre de Yadira había provocado en ella.
—Perdona, hijo… aún estoy medio dormida. —Intentó sonar distraída.
—Pues te dejo aquí el sobre… ¿Qué harás?, ¿llevarlo a correos?
—No, no sé, preguntaré en el edificio, seguramente es de algún nuevo inquilino, se habrán equivocado de buzón  —improvisó para salir del paso.
—Lo raro es que no pone remite, ni tampoco pone dirección de destinatario… solo ese extraño nombre  —habló Iván mirando a su madre.
—Algún mensaje privado de alguien, quién sabe, hijo.
Iván se despidió y salió dejándola sola en su habitación. Irene miraba el sobre como si fuera una serpiente venenosa a punto de inocularle el veneno al menor movimiento. Alargó la mano derecha, que temblaba de manera incontrolable, y rozó con sus dedos la esquina del sobre blanco. Su mente daba mil vueltas llena de preguntas, y ella estaba… absolutamente aterrorizada.
—Tiene que ser una pesadilla   —se dijo, así misma, sin dejar de mirar el envoltorio blanco, que escondía algo que podía cambiarlo todo.
Inspirando con fuerza, lo agarró entre sus dedos y lo estrujó tentada a arrojarlo a la papelera sin abrir, pero sabía que eso no serviría de nada. Alguien había descubierto su secreto.
Despacio abrió el sobre y extrajo un folio blanco doblado por la mitad, sus manos estaban heladas y su respiración agitada, debido al pánico que sentía por lo que iba a encontrar al desdoblar esa hoja de papel. Al mirar su contenido, el poco color que tenía en su rostro desapareció y sus ojos se abrieron con espanto al leer las siguientes palabras:

He descubierto tu secreto, Yadira… ahora estás en mis manos y, al fin, serás mía.

Agustín… el señor.





Yo soy el arquitecto de mi propio destino

Yo soy el arquitecto de mi propio destino


Pruebas

Posted: 14 Apr 2015 10:22 AM PDT





Prueba 1.

La verdad que el jueves pasado fue un día aciago, inesperado totalmente. Ese día tenía que rendir. La materia me la sabía más que bien. Desde siempre en el colegio, a partir de los últimos años de la primaria y durante toda la secundaria, los profesores nos estuvieron 'jodiendo' (molestando) que teníamos que aprender a estudiar. Que comprendiéramos lo que leíamos y lo que estudiábamos y no lo hiciéramos de memoria. O solamente, recurrir a la memoria, cuando era imprescindible hacerlo.

Durante bastante tiempo me costó asimilar esto. Durante mucho tiempo estudié de 'memoria'. Pero un día, me enseñaron como se hacía, me hizo el 'click' y mi forma de estudiar, cambió. Empecé a encontrarle el 'gustito' a estudiar entendiendo o comprendiendo lo que estudiaba. Aprendí a hacer analogías, relaciones y un montón de técnicas y estrategias más que me permitieron estudiar sin memorizar. Y eso, es justamente, lo que estoy haciendo en la facultad. 

Comprender todo para explicarlo con palabras propias era el gran secreto. Saber explicarlo con mis palabras y utilizar la teoría del autor solamente para 'ilustrar' mejor una explicación. Pero, me encontré con un tipo que me 'desembanderó', es decir, me sacó la bandera que ostentaba de estudiar entendiendo y explicándolo con mis palabras. El tipo empezó preguntando y re preguntando cada cosa de lo que yo decía. Algo así de que 'todo lo que yo diga, será utilizado en su contra'... 

El tipo se cansó de 'escarbar' en mis conocimientos y terminó 'bochándome' (reprobándome). Terminado el examen y seguro que fue por mi cara de fastidio, el tipo me dijo que yo 'conocía' la materia,pero que yo, como 'ayudante de cátedra', no solamente tenía que 'conocer' la materia sino que también, tenía que 'saberla'. Es decir, no sólo tenía que 'entender' e interiorizar la materia sino que también, tenía que saber profundamente toda la teoría y para eso, tenía que usar la memoria.

Obviamente que le dije que estaba bien pero íntimamente no estaba de acuerdo con él. Terminó de confirmar mis pensamientos, una de las profesoras integrantes del tribunal de la mesa examinadora, que salió con mi libreta y la nota obtenida y me dijo que, según ella, yo había aprobado con 'creces'. Y que en la próxima mesa examinadora, con otro profesor, iba a aprobar esa materia. Y que solamente, para evitarme problemas, estudiara lo que el profesor exigía que yo supiera.

Aquella declaración, en lugar de dejarme más tranquilo, me hizo peor. Pero bueno, como dice mi abuelo, 'uno nunca está aprendido'. Esto me viene bien para saber que no todos somos iguales y que las cosas 'son' dependiendo de la perspectiva como se la mire. Al día siguiente (viernes) nos íbamos a juntar los 'diositos' y aquél 'tropezón' no tenía que hacer mella en mi ánimo. Al fin y al cabo, con las experiencias buenas y malas, se aprende a vivir... o no...???

Prueba 2.

El viernes nos juntamos todos los 'diositos' como lo habíamos planeado. La verdad que hacía mucho que no nos reuníamos. Obviamente no estuvimos todos. Comimos pizza y bebimos cerveza. También comimos helados. Estuvimos hablando de muchas cosas y recordando anécdotas. La verdad que hacía rato que no la pasaba tan bien. Y como no queríamos que terminara todo ahí, decidimos terminar la noche, yendo todos al 'casino'.

Pero en lugar de ir al casino de Rosario, decidimos ir al de Victoria, en la vecina provincia de Entre Ríos. Ambas ciudades están separadas por aproximadamente 50 km de río y de islas, unidas por un enorme puente y extensos terraplenes construidos sobre las islas. O sea, que como mucho, en una hora, podíamos estar ahí. Nos repartimos en los autos y allá fuimos. La verdad que pensamos en todo menos en Luciano y en su minoría de edad (17). Ergo, no lo dejaron ingresar en el casino.

Así que en lugar de ir al casino, todos decidieron hacernos el 'aguante', no entrar al casino e ir juntos, como amigos que somos, a un bar que está enfrente de la plaza principal de la ciudad. Estaba bastante lleno de gente y ahí estuvimos bebiendo y hablando de 'bueyes perdidos' hasta que en determinado momento y como nos estábamos aburriendo, decidimos emprender el regreso. El problema era que habíamos bebido bastante y teníamos miedo que estuvieran los de 'alcoholemia'.

Así que no nos quedó otra opción que quedarnos en Victoria a dormir. El problema seguía siendo Luciano. Como Luciano es menor, lo más probable es que ningún hotel, nos diera alojamiento. Así que nos detuvimos en una estación de servicio y preguntamos, donde podíamos pasar el resto de la noche, sin que nos hicieran problemas por alojar a Luciano. Nos dieron la dirección de unas 'cabañas' cercanas, que podíamos alquilar y que tenían capacidad hasta para 6 personas.

Así que, hacia ese lugar fuimos. Las cabañas estaban edificadas en la parte posterior de un pintoresco hotel. El recepcionista, apenas nos vio, se debe haber dado cuenta de nuestras intenciones 'non sanctas' y que se portó de '10' (excelentemente). Solamente le pidió documentos a Caio (el mayor de todos) y lo hizo responsable por todo el grupo. A Luciano, prácticamente lo ignoró, pero al resto de nosotros nos miró como 'bichos raros' (rara avis), vaya a saber por qué...

Nos dio las llaves de las dos cabañas, nos indicó donde estaba el salón para el desayuno y nos preguntó si queríamos beber algo, que se lo dijéramos, que él en persona se iba a encargar de alcanzar las cosas. Dicho esto, nos dio las buenas noches, y siguiendo por un sendero sinuoso, entre medio de un bosquecito, fuimos hacia las cabañas alquiladas. Momentos después, llegó el recepcionista con cervezas que habíamos comprado y nos dio algunas indicaciones para que tuviéramos en cuenta.

Prueba 3.

Una vez que quedamos solos, cada pareja se fue a su dormitorio a hacer lo que todavía no habíamos comenzado. Sin tapujos y libremente, nos comenzamos a 'transar' mal. Apagamos las luces e iluminados por la penumbra que se filtraba de afuera, nos dedicamos con Luciano, a hacernos el amor. No voy a contar lo que hicimos porque sería redundar demasiado. Sin cocaína pero con mucho alcohol encima, recreé con Luciano, lo que viví con el Nesti en los últimos tiempos. 

Todo fue un 'calco' asombroso y nos disfrutamos como nunca. Tener a Luciano a mi merced, poder apoderarme de él y poseerlo como lo poseí, realmente me hizo tocar 'el cielo con las manos'. Hacía mucho tiempo que no disfrutaba a uno de mis 'diositos' de esa manera. Luciano, siempre tan hosco y parco, me mostró la otra cara que tiene: dulce como la miel, extrovertido, locuaz, romántico, seductor, sumiso, dependiente, querible... Un chico extraordinario por donde se lo mire...

Luciano me dejó hacer y me hizo sentir casi imprescindible. Tuvimos sexo del mejor durante casi toda la noche. En los intervalos, hablamos mucho de nosotros y de lo que sentíamos estando juntos o separados. Luciano me prometió amor 'eterno' y aunque él sabe de mi poliamoría, igualmente, me juro fidelidad incondicional que yo no podía prometerle. Después nos dormimos, abrazados, pegados el uno con el otro y olvidando al Nesti.

Prueba 4.

Ya era de día y la luz de la madrugada entraba por la ventana cuando zumbó el celular de Luciano. Era la madre, preguntándole dónde estaba y que ya era de día. Calmadamente, como nunca antes, Luciano se apretujó a mi cuerpo y le respondió que se había quedado a dormir conmigo. Que estaba todo bien y que se fijara que le había enviado un mensaje, diciéndole eso, que estaba todo bien, que almorzaría conmigo y que no sabía a que hora regresaría, pero que estuviera tranquila que después la llamaría.

Dicho esto, cortó la comunicación, se cubrió con el cubrecama, se pegó más a mi cuerpo, me agarró la pija con la erección matutina de todos los días y me empezó a pajear despaciosamente. Mientras tanto, me cubría de besos y me decía lo feliz que estaba. Yo le dije que yo también, por tenerlo a él conmigo, por haber dormido juntos y por hacernos el amor como lo hicimos. En ese momento, Luciano representaba lo más importante pera mí y él era el centro de mi universo y de mi atención.

Prueba 5.

Volvimos a tener sexo como durante gran parte de la noche. Después, llamamos a la recepción y le dijimos si nos podían traer el desayuno a la cabaña. El tipo nos dijo que no servían el desayuno en las cabañas pero que nos iba acercar algo. Llegó al rato, cuando ya nos habíamos duchado, trayéndonos café con leche, tostadas, manteca y mermelada. Todavía estábamos obnubilados por la falta de sueño, la resaca y por lo agotador del sexo que habíamos tenido casi toda la noche.

Después, volvimos a la cama, esa vez a dormir. Al rato largo, volvió a sonar un celular: el mío. Era el Nesti que me decía que tenía un rato libre y que me esperaba en 'nuestro' departamento. Realmente no habíamos quedado en nada durante la semana. Es más, ni siquiera lo habíamos usado porque con el tema de mi examen en la facultad, prácticamente no había ido a la oficina. Solamente, llevé los chicos al colegio, fui un rato a la inmobiliaria e hice algunos trámites bancarios, pero hasta ahí.

Le dije que no iba a poder, porque no estaba en Rosario. Y que estaba en Victoria. Que había venido al casino, con unos amigos 'heteros' de la facultad (hacía falta tanta aclaración...???) y habíamos decidido quedarnos a dormir. Le dije que tampoco estaba seguro de la hora que íbamos a regresar. Y mientras decía esto, Luciano me pajeaba, me mordisqueaba mis orejas y me besaba o me pasaba la lengua indistintamente por mi oreja libre y mi cuello, provocándome cosquillas y escalofríos.

El Nesti me dijo que estaba bien y que iba a tratar de hablarme al día siguiente. Me repitió mil veces que me amaba y que no podía estar sin mí. Le dije que estaba bien, que al día siguiente hablaríamos y veríamos si existía la posibilidad de vernos aunque sea un ratito en el departamento. El Nesti me contestó entusiasmado que sí, que iba a tratar de hacer todo lo posible para vernos. Me dijo que disfrutara de mis amigos y del día y que viera bien cómo es el lugar, porque sería una buena opción, para ir juntos con los hijos y yo, como él deseaba, el próximo fin de semana largo. Luego, nos despedimos. Obviamente, el domingo me llamó pero no nos pudimos ver. De todos modos, creo que tenemos mucho para hablar y para aclarar. Pero estamos viviendo una 'luna de miel' y creo que esas aclaraciones, a veces oscurecen en lugar de aclarar. Así que será cosa de hacerle entender que tenemos que 'vivir y dejar vivir' sin llegar a sofocar o asfixiar al otro. O no...??? jeeeeee...





Yo soy el arquitecto de mi propio destino

Yo soy el arquitecto de mi propio destino


Sábado de gloria

Posted: 09 Apr 2015 10:54 AM PDT






En realidad, el sábado de 'gloria' empezó el 'viernes santo' alrededor de las 20 horas, cuando llegó el Nesti no tan puntual como me lo había predicho en nuestro último encuentro. Acá (no sé en otras partes del mundo) a la 'semana santa' se le pone más énfasis al viernes que es el día que no se come carne y se hace el 'vía crucis' y el domingo de 'pascua', donde se recuerda la resurrección de Jesús y se conmemora y celebra con rituales tanto paganos como cristianos.

El viernes santo fuimos a almorzar con Julia a un restaurante especializado en servir diferentes tipos de pescados y con un menú enorme y variado. Allí, almorzamos empanadas de 'vigilia' y diferentes platos, hechos con mariscos y pescados de mar y de río. De plato principal, se podía elegir, entre otros, una 'paella' de mariscos, una guiso de bacalao o de cazón, pulpo a la 'gallega' o pescado de nuestro río Paraná asado. La verdad que para el que no le gusta el pescado, este menú lo 'mata'.

Por suerte, para nosotros (léase los 'pájaros', las nenas y yo) también servían 'pastas' con salsa o crema. Así que elegimos como menú, las empanadas de 'vigilia' (verdura/queso/pescado) y raviolones rellenos de gustos iguales a las empanadas. De postre, el infaltable helado, para hacer la digestión de una comida 'pesada' y Coca Cola para todo el mundo, menos para mi viejo, Mariana y Julia que tomaron vino y compartieron la 'paella', el pulpo a la 'gallega' y el pescado de río asado.

Como postre, helado para todo el mundo, chicos y grandes. En la sobremesa nos esperaba una sorpresa: el regalo que le hizo Julia al Tato. Le regaló el auto que tiene (un WV Gol modelo 2008) porque el abuelo (de Julia se entiende, no...???), que es un tipo de mucha 'guita', le regaló para su cumpleaños, un auto '0 Km', es decir, nuevo, flamante. Y el Tato, que es boludo pero 'no come vidrio' (no es tonto) aceptó el regalo 'al toque' (rápido). Eso es tener 'orto' (suerte)... En fin...

A las 4 de la tarde fuimos a llevar a los chicos a los juegos infantiles del parque y cuando ya se estaba ocultando el sol, decidimos que era hora de irse 'cada chancho a su rancho' (cada uno a su casa). Así, cada uno tomó una dirección diferente. Yo me fui al 'bulin' del Nesti. Él me había dicho que iba a estar por ahí a las 18 así que no iba a demorar mucho más. Mientras tanto, compré unas facturas, hice café con leche y me 'espatarringué' (recosté) en el sofá, esperando la llegada del Nesti.

Llegó cerca de las 20, deshaciéndose en disculpas por no haber podido venir antes, pidiéndome mil perdones y jurando y re jurando que no iba a volver a pasar. Su retraso se debió a que tuvo que llevar a los dos hijos más grandes, a la casa de los abuelos. Su mujer con los dos más chicos, iba a un 'vía crucis' que hace un cura 'sanador' el noroeste de mi ciudad y al que va mucha gente, esperando el milagro y la curación de sus males y enfermedades.

Terminado el vía crucis, la mujer con los más chicos se quedaba en la casa de unos amigos. donde cenarían, se quedarían a dormir y pasarían gran parte del sábado. A media tarde del sábado, iría a buscar a los dos hijos más grandes y se re encontraría con el Nesti para ir a la casa de fin de semana y pasar juntos con los suegros, el día de la pascua. Al menos, esos eran los planes originales, que de cumplirlos como lo habían planeado, se re encontrarían el Nesti y su mujer, a media tarde del sábado.

En una palabra, el Nesti tenía casi 20 horas, de libertad, para que pudiéramos pasarlas juntos y sin hacernos problemas por los horarios ni nada por el estilo. Y eso fue lo que hicimos. Pedimos a un delivery, comida y bebida para la cena. También, postres y bebidas para después. Verdaderamente no tuvimos que hacer gran cosa, salvo poner la mesa, abrir los paquetes y disfrutar la comida, pero realmente, disfruté el momento, porque el Nesti, se desvive en tratarme como a un verdadero 'rey'.

Incluso, hasta en los detalles más ínfimos se nota que el Nesti está perdida y totalmente enamorado de mí y me lo hace saber a cada instante. Es más, me propuso, ya no sé cuántas veces, que aceptara que nos fuéramos a vivir juntos, que él no me pondría ningún tipo de condiciones y que aceptaría, todas las que pusiera yo, incluso las económicas. Que él, para que eso ocurriera, se divorciaría de la mujer. hablaría con los hijos para que aceptaran la situación y pudiéramos ser felices viviendo juntos.

Que los dos hijos más grandes ya me conocen (son los que llevo de la casa al colegio y viceversa o a las actividades que tengan por la tarde), me aceptaron totalmente desde el día que me conocieron y me estiman mucho. Y que con los dos más chicos, pasaría lo mismo. El Nesti me daba todas las garantías de que eso es lo que iba a pasar y tutti quanti. Incluso, me propuso compartir con los hijos el próximo fin de semana largo para que yo viera, 'in situ' lo que él me aseguraba y todo eso.

Yo le dije que se estaba apurando demasiado. Que la idea no era mala (eso se lo dije nada más que para no desesperanzarlo) pero me parece una temeridad, embarcarse en un proyecto semejante, cuando todavía no hace dos meses que nos conocemos y que no pasamos juntos, ni siquiera dos días seguidos. Le pedí que tuviera paciencia y que pensara fríamente en todo lo que estaba pensando hacer y/o hacía. Que fuéramos despacio y si más adelante, la 'onda' se mantenía, veríamos cómo proceder.

Ya entonces, lo pensaríamos más seriamente.pero sin embarcarse ni embarcarnos en nada tan taxativo como los proyectos de vida en común que él tenía, no solamente conmigo sino de nosotros con los hijos. Creo que lo que el Nesti quiere, puede hacerse realidad pero no tan rápida ni prontamente. Tenemos que ir despacio y ver todas y cada una de los obstáculos que deberíamos salvar para concretar sus deseos y los míos. Especialmente porque yo mismo, dudo de mi fidelidad 'eterna'.

Así las cosas, cuando terminamos de cenar, lavamos y acomodamos todo. En ese tiempo, hubo muchísimos momentos que el Nesti aprovechó para prodigarme incontables caricias y gestos, demostrándome el amor y la pasión que siente por mí. Y que yo devuelvo, pero no con la misma pasión que siente el Nesti al hacérmelas a mí. De todos modos, disfrutamos enormemente de los momentos que compartimos y también de nuestros cuerpos y eso es lo que realmente importa.

Después nos sentamos en un sofá a mirar una película en DVD que el Nesti quería ver y que aprovechó para atraerme hacia él y besarme mientras me acariciaba las nalgas, con una de las manos que pasó por debajo de mi pantalón y de mi slip. Me atrajo más hacia él y comenzó a jugar con mi agujerito anal, metiendo la punta de los dedos, cosa que lo 'calentó' (excitó) tanto que no aguantó más, fue a buscar el gel al dormitorio, me lo puso y empezó a dilatarme más profundamente.

Eso hizo que la película pasara a segundo plano. El Nesti se desabrochó el pantalón y se sacó la pija afuera, que ya estaba erecta y cabeceante, pidiéndome que se la chupara. Así que mientras yo me metía la pija del Nesti en la boca y comenzaba a chuparla, el Nesti, me aflojó el cinturón y los pantalones, me los bajó junto a los slips, hasta dejarme con las nalgas descubiertas, ocasión que aprovechó para seguir con la dilatación de mi agujerito, introduciéndome lentamente sus dedos.

El Nesti estaba re caliente y yo también y aunque no podía masturbarme libremente, sentía satisfacción, cuando de tanto en tanto, el Nesti dejaba de lado mi dilatación anal para dedicarse a pajearme manualmente. Así que con una mano, mientras me dilataba o jugaba con mi pija, tirándome la piel para atrás en un intento masturbatorio, con la otra mano, presionaba mi cabeza hacia abajo, haciéndome hacer una especie de 'garganta profunda' que me provocaron las arcadas inevitables.

Pero el lugar no era el mejor, así que el Nesti detuvo la película, apagó el televisor y me levantó en sus brazos, llevándome al dormitorio. Una vez allí, me arrojó sobre la cama y comenzó a transarme y a desnudarme, al tiempo que yo hacía lo propio con él. Comenzamos a hacer un '69' excepcional, ya que mientras yo lo 'peteaba', el Nesti, hacía otro tanto, chupando mi agujerito y metiéndome la lengua y los dedos, dándome un placer celestial al tiempo que me dilataba totalmente.

Lo que sucedió posteriormente no voy a describirlo, porque fue más de lo mismo. Con variantes o sin ellas, volvimos a recrear lo que había pasado en nuestro primer encuentro, aunque yo ya no estaba bajo los efectos de la droga, aunque no puedo decir lo mismo, del alcohol. Habíamos bebido mucho y los efectos se hacían cada vez más tangibles. Tuvimos una noche de sexo pleno. Dimos rienda suelta a nuestros instintos y a nuestros deseos más íntimos y secretos.

Nos entregamos abiertamente al goce y al placer. Finalmente, no sé en qué momento me adormilé. Fue cuando percibí que el Nesti se levantó de la cama y fue al baño. Incluso, me pareció sentir, a pesar del sonido de la descarga de agua del depósito del inodoro, el fuerte sonido de la aspiración por la nariz que hace el Nesti cuando aspira cocaína. Creo que pensé que se estaría drogando. El alcohol y el cansancio, hicieron que me terminara durmiendo profundamente y todo quedara en una sospecha.

Ya era de día cuando me desperté y como aquella primera vez en la casa de fin de semana del Nesti, la cabeza se me partía en varias partes. Obnubilado como estaba y con unos deseos de orinar terribles, fui al baño, oriné y me mojé un poco la frente. Me dolía todo el cuerpo pero el dolor y el ardor se centraban y se acentuaban en mi agujerito. Volví tambaleante a la cama y cuando me acosté, el Nesti me abrazó y me atrajo hacia él. Así estuvimos un buen rato, hasta que se levantó y fue al baño.

Una vez más, escuché el sonido de la descarga del agua del depósito y una vez más, me pareció, que el Nesti estaba aspirando cocaína. La verdad que no supe que decir en ese momento. Es un tema que tengo que abordarlo con él, pero no sé como. No quiero que se moleste ni se enoje conmigo. Esta vez no intentó compartir la droga conmigo y aunque en varias oportunidades hizo que le lamiera y le chupara los dedos, en ningún momento vi nada raro ni sentí en mi boca algún sabor extraño.

Claro que pensé que me podía haber dado la cocaína de diferentes maneras y sin que yo supiera: por ejemplo, cuando me dilata con los dedos, o cuando en la penumbra de la habitación introduce sus dedos en mi boca, haciendo que se los succione un buen tiempo o simplemente me los pasa por todo el interior de mi boca. Mi estado de goce, bienestar y felicidad, se lo adjudiqué siempre a que me siento bien con él y a los afectos del alcohol, pero, no me estará drogando sin que yo lo sepa...??? 

De todos modos, cuando el Nesti volvió a mi lado, ya tenía una erección fantástica. Insalivó y refrescó un poco mi maltrecho agujerito. También me puso 'xilocaína' (gel analgésico y antiinflamatorio) con sabor a 'frutilla' (fresa) que él mismo se encargó de introducirme con la lengua primero y con los dedos después. Finalmente, me cogió/folló en la posición que a él más le gusta y disfruta y que es la de ponerme boca abajo y él recostarse sobre mí mientras me penetra.

Sentía como el Nesti jadeaba penetrándome y me mordía suavemente mis orejas o me hacía girar mi cara hacia un lado, para poder besarme placenteramente, dándome y dándose placer. Yo mientras tanto pensaba que estaba 'ratoneándo' (fantaseando) demasiado con eso de la droga y el Nesti. Creo que tengo que dejar de pensar en estas cosas y disfrutar de todo lo que el Nesti me está brindando hasta ahora. O no...??? jeeeee...

Tuvimos sexo durante toda la 'siesta'. El Nesti es un verdadero 'semental'. Quizás haya tomado 'viagra' porque sino, no se entiende como podía mantener la erección durante tanto tiempo. En los entretiempos, hablábamos un poco pero luego seguíamos con el sexo. La verdad que me quedó el culito a la miseria pero soporté todo lo que pude. En un momento dado, el Nesti me dijo que se tenía que ir porque la mujer y los hijos, lo esperaban... Yo le dije que estaba bien y que se fuera...

Sin saberlo el Nesti, yo esperaba a Luciano, quien llegó para la hora de la cena. Había comprado pizza y cervezas y venía con muy buen humor, raro en él, que se caracterizó siempre por ser un 'diosito' espectacular pero con un humor cambiante y un carácter de 'perros' (malo). Pero, desde hace un tiempo, aunque el carácter todavía lo mantiene, cambió su humor: está mucho más simpático y alegre y hace que yo no me sienta caminando por el borde de un abismo cuando estoy con él.

Luciano es mi mejor droga y poder disfrutarlo a pleno y como lo gocé durante todo ese tiempo que lo hice mío, en el departamento del Nesti, me hizo olvidar a todos y de todo. Incluso al Nesti, aunque la relación es diferente. El amor y la pasión que siente el Nesti por mí, es casi lo mismo que yo siento por Luciano. Y aunque tenga un carácter de mierda y un humor de perros, le perdono todo, trato de comprenderlo y tenerle la paciencia que no le tengo al Tato por ejemplo. Y le sirvo, como si fuera mi amo y señor. Él lo sabe a esto y a veces se aprovecha de la situación, pero me 'puede' y logra conmigo, lo que pocos lograron: el Nachito, el Sebi, el Gasti, el Matius y alguno que otro que ahora no recuerdo. Pero, la verdad que la pasamos fantásticamente bien juntos. Re vivimos todo lo que había hecho con el Nesti, aunque esta vez, yo desde el rol de 'activo' y disfruté de este 'pibito' (muchachito) como lo vengo haciendo desde hace un tiempo. Así que, voy a dejar de analizar todo y a todos y me voy a dedicar exclusivamente a gozar de las cosas que, hoy por hoy, me dan placer y me hacen vivir la vida a full, que es como debería vivirse... O no...??? jeeeeee...





Yo soy el arquitecto de mi propio destino

Yo soy el arquitecto de mi propio destino


Bulo (bulín)

Posted: 04 Apr 2015 02:08 PM PDT






El 'lunfardo' era una 'jerga' (variedad lingüística) hablado en los barrios 'bajos' (pobres) de Buenos Aires de principios del siglo XX que se usó mucho en esos lugares y en la letra de los 'tangos' (baile típico de la época). Entre esas palabras, está 'bulo o bulín', que significa 'vivienda de solteros para citas amorosas'. Y bulo o bulín es la palabra que mejor viene a ilustrar el departamento que el Nesti me ofreció y al que fuimos a ver en estos días.

Pero, conocer el departamento fue una sorpresa porque para admiración mía y a diferencia de lo que el Nesti me había dicho, el departamento no era para nada parecido a los que yo me había imaginado. Primero, porque el departamento es de un ambiente, es decir, que tiene un dormitorio con baño. separado del resto del ambiente formado por la cocina-comedor-sala de estar. Como el Nesti me había hablado de un departamento para estudiantes, yo pensé en un monoambiente y ahí lo dejé.

Grande fue mi sorpresa cuando el lunes pasado fuimos a verlo después del mediodía. Ese día, yo tenía que ir a buscar al hijo más grande a las 16 horas, porque del colegio iba para el club. Así que apenas terminamos de trabajar al mediodía, nos fuimos a almorzar por ahí cerca. Almorzamos rápido, hicimos una corta 'sobremesa' y después fuimos a ver el departamento, que según el Nesti, ya se lo habían terminado de 'arreglar' y estaba 'listo'. Ahí, empezaron las sorpresas...

La primera fue la ubicación. Mi trabajo consiste en 'mostrar' departamentos y casas que tienen para 'alquilar o vender'. El trabajo es bastante fácil: tengo que exaltar al máximo las bondades y las cosas positivas del inmueble (ubicación, orientación, construcción, comodidades, terminación y otros detalles a tener en cuenta) y disminuir o relegar a un mínimo todo lo que pueda ser negativo, Eventualmente, cuando la situación lo amerita, me acompaña el Nesti o el mismo Germán.

Como decía en el párrafo anterior, lo primero que me llamó la atención fue la ubicación. El Nesti me había hablado de un departamento para 'estudiantes', de ahí que yo me imaginé, algo bastante 'humilde', tipo 'monoambiente' donde se apretujan un 'kitchenette' (diminuta parte del espacio dedicado a cocinar), un pequeño comedor-sala de estar-dormitorio, un baño liliputiense, todo en un 'ambiente' (espacio) no mayor a los 25 m2. Pero resultó ser todo muy diferente...!!!

El departamento está ubicado cerca de mi facultad pero, en la avenida Pellegrini, zona macrocéntrica, muy comercial y de excelente construcción. Hacia el este, esta avenida desciende y desemboca en la avenida de la costa y hacia el oeste, se transforma en la autopista que va a Córdoba. El departamento es de una construcción muy buena. Es de un solo dormitorio, pero es muy amplio y luminoso. Además, al estar ubicado en un piso alto, tiene una hermosa vista a la ciudad y también al río.

La segunda sorpresa, fue cuando abrió la puerta: el departamento estaba todo 'amoblado' (con muebles)...!!! Esa sí que no me la esperaba...!!! El Nesti se aseguró de amoblarlo y decorarlo 'a todo culo' (grandiosamente) hasta en los más mínimos detalles, como cuadros, plantas y jarrones. No faltaba nada...!!! Hasta los más mínimos detalles estaban cubiertos...!!! Era realmente increíble...!!! Y mientras yo lo recorría y tocaba todo, el Nesti me miraba sonriendo y satisfecho de mi reacción...

Me dijo que todo era 'nuestro', mejor dicho 'mío', porque más allá del tiempo que durara nuestra relación, yo me 'merecía' ese departamento y mucho más, porque conmigo, recién ahora, él se sentía plenamente feliz de todo lo que le deparaba la Vida... Jeeeeee... Y bueno, no hubo tiempo para mucho más, porque sin más 'preámbulos' me empezó a 'franelear', besar y transar y a cumplir con su clásico ritual de desnudarme totalmente y 'petearme' y masturbarme con delicadeza pero rápidamente.

Yo sabedor de que esa era una ocasión única, decidí poner más creatividad y cambiar algunas 'posiciones' para darle más originalidad a nuestro encuentro sexual. Contrariamente a lo que hicimos otras veces, después que me 'peteó', empecé a 'petearlo' a él. El Nesti estaba re caliente y tenía una erección de no creer. Como pude lo desnudé de la cintura para abajo y él mismo terminó de desnudarse. Después me arrojó sobre la cama, se arrodilló y puso ambas piernas a mi lado...

El Nesti me puso en la boca, la pija que cabeceaba enloquecida y ya babeaba, y comenzó a moverse pausadamente al principio y más rápido después, practicando una 'garganta profunda' a la que yo no estoy acostumbrado. Así que toleré aquello todo lo que más pude. Después como estaba algo incómodo por mi posición, me colocó una almohada debajo de la cabeza y allí si dio rienda suelta a toda su calentura, movimiento que abandonó cuando mis ahogos y arcadas ya eran molestas.

Ahí fue cuando mientras nos besábamos, el Nesti me mantuvo la erección masturbándome con una mano. Después se dedicó a ensalivarme, chupando mi agujerito durante bastante tiempo hasta que agotado, comenzó a pasarme gel y a introducirlo con los dedos, dándome placer por adelantado y logrando una buena dilatación. Después, me abrió las piernas, se las colocó sobre sus hombros, me atrajo hacia él, hasta que sentí como, con mucho cuidado, comenzaba a penetrarme.

Después comenzó su movimiento oscilante. Sentía como la enorme pija del Nesti, entraba y salía de mí, prácticamente sin detenerse ni un momento. Así estuvo un largo momento, en los cuales buscó nuevamente, meterme los dedos en la boca. Por un momento, pensé que volvíamos a lo ya conocido de la 'cocaína' pero nada que ver. Esta vez, sus dedos recorrieron todo el interior de mi boca mientras me pedía que se los ensalivara todo lo que podía pero no hubo gusto a nada.

Mientras tanto, yo ya no podía más de la calentura y empecé a 'pajearme' pero el Nesti no quiere que yo 'acabe' (eyacule) así que me dejó que me masturbara un rato y luego me sacó las manos y las colocó a los lados de mi cabeza, sujetándolas con sus manos y arrojándose sobre mí comenzó a besarme. Disminuyó el oscilante movimiento de 'saca y pon' hasta que sentí que el abundante semen caliente corría dentro de mí. Así estuvimos un largo tiempo, hasta que su pija perdió la erección.

Cuando eso pasó y ya con mi pija cabeceante y babeante igual que la de él hacia minutos, se la llevó a la boca y comenzó a succionarme casi con desesperación mientras me masturbaba lentamente con la mano. Pasaba la lengua contra mi glande o se metía toda mi pija dentro de la boca y chupaba fuertemente cada vez que percibía que mis contracciones eyaculatorias recorrían mi bajo vientre, dándome escalofríos y preanunciando la pronta eyaculación.

Mientras lamía mi pija y una de sus manos me masturbaba, con la otra me recorría todo el cuerpo y me pellizcaba mis pezoncitos. Finalmente, eyaculé como siempre. Hectolitros de leche caliente y espesa, inundaron toda la boca del Nesti, quién apretó los labios para no dejar escapar nada y tragó con mucho placer, absolutamente todo, haciédome sentir, al mismo tiempo, un goce espectacular. Así pajeándome, estuvo un buen tiempo, hasta que comencé a sentir cierto malestar en la pija.

Le pedí al Nesti que eso me molestaba pero el Nesti siguió con su 'pete' hasta que se cansó. Posteriormente, nos acostamos uno al lado del otro y mientras nos acariciábamos, el Nesti me prometió 'fidelidad y amor eterno' y me dijo que entre sus planes figuraba una 'escapada' el próximo fin de semana largo al lugar que yo quisiera. Después me acomodé en 'cucharita' y el Nesti, me rodeó con sus brazos al tiempo que me besaba por todos lados, mordisqueándome suavemente.

Así estuvimos un largo rato, en el que nos dormitamos, para luego inaugurar el baño, donde nos volvimos a 'petear' y después nos duchamos juntos, nos secamos, vestimos, salimos y nos fuimos en distintas direcciones, cada uno a cumplir con sus obligaciones de la tarde. El Nesti tenía que volver a la oficina y yo tenía que pasar a buscar al hijo más grande por el cole, merendar con él y llevarlo a la práctica de fútbol en el club, actividad con la que terminaba mis obligaciones del día.

Antes de separarnos, el Nesti me preguntó si el 'viernes santo' (anoche) pensaba hacer 'algo' en especial y como le dije que no, me dijo que si quería podíamos encontrarnos a la noche, en el 'bulo', cenar, mirar algo de tele y después transar y hacernos el amor durante toda la noche, como una manera 'oficial' de inaugurar el 'bulin'. Él se iba a quedar a dormir porque quería repetir todo lo que habíamos hecho en nuestro primer encuentro, en su casa de fin de semana.

Él ya tenía todo arreglado para dormir fuera de su casa y poder pasar juntos casi un día completo (de las 18 horas del viernes santo hasta las 18 horas del sábado santo -hoy-), sin que nadie nos molestara. Así que yo, le dije que sí, que 'le diera para adelante' con el plan y que nos encontrábamos el viernes santo a la nochecita (en la próxima entrada cuento esto que pasó anoche y parte de hoy). Sé que el Nesti está enloquecido conmigo porque me lo repitió a cada momento. Yo por mi parte no tengo el mismo 'metejón' que tiene el Nesti, pero me gusta él, su manera de ser, de tratarme y me gusta todo de esta relación que estamos teniendo, así que quiero sorprenderlo con 'cosas' (posiciones entre ellas) nuevas. Para eso, me estoy informando bastante de algunas posiciones que se ilustran en el Kamasutra y que encontré en internet. Está bien que el fin es el mismo, pero los medios para llegar a él son diferentes, eso es lo que hace volver loco al Nesti. Yo lo sé y me aprovecho de eso, sabiendo que, aunque sea 'pasivo', sigo siendo yo, por ahora, el que maneja en cierta manera, los hilos de esta relación... jeeeeeee...






Beautiful Guys

Beautiful Guys


Shirtless Stud at the Coney Island Mermaid Parade

Posted: 04 Apr 2015 04:09 PM PDT

The Coney Island Mermaid Parade happens in June. It's a very fun time. So many people demonstrate extraordinary creativity. And there are always some truly beautiful guys there too!

Also, visit my other site, for adults only...